Gasoil

En nuestra zona es el combustible más utilizado desde los años 70. Es una energía que cada vez se usa menos en edificios de nueva construcción debido a ser un recurso no sostenible, altamente contaminante y en constante aumento de precio.

De todos modos, es una buena opción en ciertas aplicaciones, siempre que se pueda poner calderas de alto rendimiento y bajas emisiones.